3 prácticas que fomentan la gratitud

happy man expressing gratitude

Un mensaje especial de los Ejecutivos de ASEA y de su fundador

La gratitud es más que solo dar las gracias. Es más que modales y ser amable. La gratitud es mucho más profunda y poderosa que todo lo anterior. Es capaz de energizar los cambios en una escala que normalmente no vemos.

Al aceptar la gratitud como una forma de pensar cotidiana, recibimos una energía contagiosa y atractiva, además de realinear nuestras formas de pensar con una manera nueva, algo que no siempre es sencillo. Para comenzar, he aquí tres prácticas que fomentan la gratitud.

Cambia tu enfoque
Cuando nos enfocamos en nuestros pensamientos sobre la gratitud, nuestros pequeños trozos del mundo se convierten en lugares más grandes, porque incluso cuando las cosas se vuelven difíciles, reconocemos que lo bueno en la vida supera a lo malo.

La gratitud puede levantar a un buque que se está hundiendo, puede aclarar al día más oscuro, puede darle propósito al desesperanzado, paz a la tempestad y amor a los más duros de corazón”, compartió el Presidente de ASEA, Jarom Webb.

Cuando llegue un día oscuro, respira aire fresco, devora los colores de tu entorno y sumérgete en el amor que de seguro te rodea. Estar presente y atento cuando las cosas se vuelven difíciles nos ayuda a superar nuestros problemas y a seguir avanzando.

Sé generoso
Hay un motivo por el que nos sentimos realizados cuando ayudamos a otros. El servicio y la generosidad ponen a nuestras vidas en perspectiva. Nos damos cuenta de que el mundo es mucho más grande que nuestros entornos inmediatos y que, tal vez, las preocupaciones que tenemos no son tan grandes como alguna vez creímos.

Además, la generosidad es contagiosa.

“Ser generoso con los demás es una silenciosa señal de gratitud. La generosidad da lugar a la gratitud, lo cual produce aun más generosidad”, señala el fundador de ASEA, Tyler Norton.

Al igual que un diente de león, un simple gesto deja caer un montón de buenas obras.

Trabaja duro
Los logros obtenidos mediante el trabajo duro fomentan la gratitud y frenan a la mentalidad de derecho.

El CEO de ASEA Charles Funkle lo explicó de forma simple: “Da gracias por lo que tienes, trabaja duro por lo que no tienes. Deja de quejarte.  Deja de desear.  Deja de esperar y empieza a trabajar”.

Es fácil quedarse entrampado pensando en lo que no tienes, pero vivir pensando en lo que no tenemos es una pérdida de valioso tiempo. Ajusta tus metas y empieza a trabajar.

A medida que expresamos la gratitud de estas tres maneras, nos convertirnos en fuerzas de bien y acaso, ¿no nos serviría algo más de bien en nuestras vidas?

Intenta implementar estas prácticas centrándote en fomentar tu gratitud. Presta atención a tus relaciones, oportunidades y sentimientos mientras lo haces, para luego compartir tus experiencias en la sección de comentarios.